Ṣįṡᵯᴓ

Posted on Actualizado enn

 

Ṣįṡᵯᴓ

En medio de lo que oscurece a mi vista, me vierto en un murmuro advirtiendo la posibilidad de temblar de pánico, no es una amenaza fútil ni es un golpe perdido; es una sacudida incolora. Por inercia y tontería mía me abrazo con mi sueño, creyendo que protejo un algo que me tiene preso de aburrimiento; puedo maullar, gatear como una luz en ese mundo que empieza a respirar,  pero no puedo escabullirme de lo ocurrido, menos si este es percibido por ajenos a mi visión. Por algo me pongo de píe, y escucho que las personas se reúnen entre palabras exclamando la virtud de sentir un suspiro de la tierra; embellecen su desdiches a pesar de que no hay flores ni estrellas. Casi se convencen de su humildad y convierten en diminutiva la vanidad; un vuelco emocional los transforma en humanidad y mi mundo sólo empieza a temblar cuando escucho tu voz de cerca.

Si dejaran de vociferar una broma repetida que aclama suicidio, es probable que en vuestro desvelo podrían encontrar una sonrisa pura, impregnada de vitalidad que en su nacimiento lo único que podría desear, es estar en el seno de su madre; pero ese ombligo no engorda, ni siquiera se inflama porque su deseo es inmenso por recostarse lejos de una mente vacía. 

Es un desastre lo que trato de explicar, me fallan las palabras tanto que no logro entender los motivos de porque vuelvo a cerrar mi alma; me siento herido sin notar sangre en mi figura, algo está mal, y más cuando ese tiempo me empuja al abismo celestial. Casi pasa inadvertido el verbo de tu vocablo si es que no fuera acariciado por ese ahora que pretendo conquistar, le asiento que me sigues moviendo con el nerviosismo que me delata al expresarme, y si fuera menos preciso, el frío seria amable con tan sólo callarme.

Una erección adolecida, una paloma sin cielo, un gemido sin húmedas lamidas; pero intento hacer eco con el típico comportamiento de un enamorado. Sé que fallare, y si es cierto que lo hare no te vayas con la boca llena de nueces que puedes magnificar la despedida a mi incierta impresión. Me detectan a pesar de que intento esconderlo, es inútil, pero siempre quiero que seas todo a pesar de que nada ocurre. ¡Revienta!, explota, infame suspiro que no puede aliviarse por no haber sido sustentado por el enemigo. Es probable que me engañe con algo que es totalidad, y para mi, desfallece cuando desaparece un rastro de ti; por lo mismo me termino escribiendo lo poco que recuerdo de vivir antes de morir. 

Rodeado de extraños criminales, casi me siento en mi hogar y no es precaria mi estancia en este lugar; me pongo a conversar con los pocos que me comparten su credo, en estos instantes algo empieza a temblar. Ocurre de imprevisto y no estoy en desacuerdo con su arrastre, por ello comparto su arena y ensucio con ellos el espacio que nos apremia con efímeros tormentos; algo para dejar estropeado mi desconsuelo. Casi logro olvidar lo que significa el fuego, y por ende las interpretaciones de lo que ello empaña; por poco alcanzo a estar en silencio con mi alma al despertar. Pero es inútil si todos consensuan el ultraje de sus bocas cuando estas pronuncian amor. ¡Bailan para ello!, ¡muerden por ello!, roban con maestría y no me dicen cómo explicar lo que ocurre en un rato de latentes poesías que no son fieles a la rima; su  estructura carece de inspiración y las formas no tienen ritmo. Su mundo se sacude por un breve momento, y al poco rato el mío se tambalea cuando desapareces tú. 

En medio de lo que aparenta ser una pupila, me pongo a nadar en esa inmensidad que es total, descubro nuevas drogas que me atontan y me miro tan contento; una parte es engaño y otra es nada más tiempo perdido. Es un delicado momento de razón, un circulo que inexplicablemente me hace sentir inadecuado cuando trato de remediarlo. Es incendio cuando me recuesto en su corteza y liquido cuando recuerdo lo hermoso que es no estar loco, pero trato de escapar de la inflexión que es no saber absolutamente nada de lo que te acontece. No es tarde, lo sé, yo estoy seguro que es lo correcto y si aún así no lo fuera, quisiera creer que esta bien, pero es empuje de algo que es predicamento para la realidad; por dentro me consume y no estoy en lo cierto, algo fue divino en este sitio, pero por mí mismo no pudo ser. Los sentimientos envejecen, la materia se transforma en teoría y en el fin, estaremos mirándonos sin remordimientos por no habernos tenido; en eso te acercaras y por instinto me cubriré de miedos, la bestia que solía ser tuya ahora te temerá. 

Detrás de ese manto, la invención es incolora, casi imperceptible por los ángeles para ocasionar un colapso en momentos de encuentros personales; suele ser funcional, si su propósito no recae en la mentira. Pero el sueño ha dejado de ser interesante si en este faltas, y vaya que es ausente la mejor parte cuando detrás de esa mirada, no se llega a cruzar con la mía. No estoy en lo correcto cuando sé que estamos sin estar, mi amor es invento y no eres tú quien lo acompaña; mi libertad es eco de lo que nunca se adaptó a ti. 

En medio de mis resignaciones, consolare mis pocas fuerzas; ahora soy un gato lastimado que en el pasado cantaba con elegancia a su enternecedora noche, noche que es eclipsada por lo que no he podido prestarle atención, pero el pecho no se inflama, el corazón no engorda. Sé que no tengo perfecta el alma, ni es especial mi forma de sentir; pero este sueño tiene un sitio en el infierno cuando no estás en el. Por ello alzo el vuelo, y escucho cómo desde las sombras los demonios se enfrascan en sus efímeros romances; algunos se lamentan el haber caído mientras otros se manifiestan conformes con lo ocurrido. En ese mundo se suspira y ocurre el temblor que permite aclarar el panorama, todo es quebrantado por lo emotivo que es recordar lo inocente que es la monstruosidad que ahora llaman hombre; embellecen su culpa con adorar el pecado de una mujer, casi siempre es la soledad la que motiva a buscar una gota de compañía y si no ocurriera de otra forma, mi mundo no temblaría cuando muero por vivir aferrado a ti.

Es afectuoso el que comparte mi vivencia, y es enfermo el que besa mis heridas; de los escombros no encuentro más que cadáveres de aves. Mi olfato se ha estropeado con tantos polvos, casi es un acierto que sepas que soy una toz por voz y por color, me tomes por incierto al no saber más de lo que no he sabido explicar. Ahora que el espacio ha dejado de moverse, podemos volver a nuestro aburrimiento, nuestras almas se privan de toda verdad; ese es nuestro tinte natural. 

Un suicidio, un pétalo, un momento inclinado a nunca terminar; puedes brincar para mí, que anhelo ver algo irreal, casi sobrenatural. Dejar por indefinido lo que es precioso para los demás, y si te apetece, podernos incluir en ese murmullo que ahora es susto. Tan sólo un fragmento que en vuestras bocas sea un acierto por regresar esa posibilidad de aceptar que la equivocación es impropia, al menos hasta que dejemos de temblar.

 


¤‡±†V®yçºLªçk nØ¡zØ VêtªLª†±‡¤
.–•|-•ҎәϮɘ®·яȣ¢ҡ·Єƶɑµ·яåz¡ɘŁ•-|•–.
ɑŁ¶µ¡msʈɑ
Twitter: @darksoulxes
https://www.facebook.com/MaquinaDeLagrimas
 

 

Anuncios

Miel Negra

Posted on Actualizado enn

 

ᴟᴉᴇլ ᴝᴑᴉɹ

Empieza por pintar el suelo con sal, forma figuras asimétricas y deja caer pétalos de miel encima de todo; los procesos de conversación vienen escritos en aquel libro que dejamos en el teatro. No hagas caso a la tormenta de afuera, el viaje empieza por nuestra imaginación que anhela alejarnos de la represión; nadie debe frenar esta producción letal.

Acércate, detente y gira en tu eje lentamente, el abismo me amamanta mientras te observo y vuelve a encaminar tu filo hacia mí; acércate que te toca remediar un futuro para que vuelva a servir esta caricia que se olvidó de regresar a otros. Apunta a mi garganta, mantenme sometido con tu amenaza física, no permitas que te distraiga mi suplica para que me lleves contigo. Mantente enfocada en lo que has venido, espero que recuerdes lo que buscas rescatar, no me decepciones mi ángel que espero mucho que logres tu objetivo final.

Hace tiempo cuando algo me inquietaba como un asalto de juventud, decidí abrazar con una soga la mugre de una lagrima, y si lo recuerdo bien me encontré a ti. No creas que me emociono, pero fuiste menos que especial hasta morir; algo como un bostezo o un pedo, incontrolable. No llores, que no te vas a transformar en mí, sólo te recuerdo como algo indefinible y que sin medida te rediseñas con espejear cometas y que por debajo de nuestra piel, se repiten vómitos por esperar.

No dobles tu voluntad por creer que puede haber otra opción, los segundos se pueden perder y la verdad es que puedes estar dormida con los sueños de otra vida; aquí estoy enfrente de tu irreparable existencia. Yo lo sé, duele volver pero quizás no me creas, duele más bajar a la altura de tus rodillas y oler la mierda de tus plegarias. Sé que me has robado, y yo te he inculcado ego, vuelvo a insistir… no dejes de quitarme hasta que me despojes de enemigos.

Considero que yo soy el absurdo, el incapaz de arder estando quieto y que probablemente el inframundo es profundo para aquel que es ciego de amor; pero el infierno esta cerca, por algo soy infeliz. Espero que me digas que me calle, que me arrodille y te mire fijamente, que vuelva al ayer y me arrepienta por guardar silencio, que de alguna manera pueda auxiliar a los cielos, y estos dejen de sangrar. Con voz fuerte, pero sin llegar a los gritos me dictes sentencia; que pudiera mirar más allá del fin y al estar ahí, arrancarme vísceras para irme feliz y no quiera regresar. Después de un tiempo acostumbrarme a que no estoy para ti.

Me desnudas con los brazos atados y la boca cubierta de cinta adhesiva, me dejas a tu gusto, en una deplorable imagen que te regocija llenándote de negra miel; te sacias con miles de copas que el líquido se escapa de tus labios. Golpeas como una niña rebelde, repites hasta que uno de tus golpes me hace doblar y quieres más, mis ahogados gritos te excitan mi ángel. Mantente firme, disciplina para el cerdo gimes; no permitas que los de afuera te distraigan, ya has avanzado mucho y esto es apenas la mitad.

Me retuerces cuando me tocas, jálame de los cabellos, te he esperado mucho desde que te lastime; es tiempo de que me regreses el tóxico romance que te ofrecí. Acércate, detente y gira en tu propio eje, te miro desde el suelo, no me engañes mientras me sostienes la mirada, que me encanta el dulce odio en tus pupilas, te hacen ver hermosa y poderosa. Eres delicada cuando intentas romperme la quijada con tus manos, pero no te incomoda que me intente proteger. Mantente enfocada en lo que has venido, espero que recuerdes lo que buscas recuperar, no me decepciones mi ángel que espero mucho que logres tu objetivo final.

Has cruzado la línea, por fin entierras algo de desprecio en mi cuerpo, mi carne sudorosa te es un festín; nada puede ser mejor y algo de aquí es peor, no todos los celestiales se joden. Has hecho de mi presencia una bala que se ha adentrado en tus memorias, algo se desprende aparte de la sangre y no es de importancia pero tu arte se desdibuja, no hay ni una pizca de milagro… no hay ni una migaja de amor. Sé que me he engañado, que la sonrisa no es sinónimo de debilidad pero, hoy ante ti o lo poco que permites ver son restos de miel negra.

El terreno parece un desastre, no logro distinguir que es correcto y quien esta en su debido lugar; los de afuera gritan demasiado y me cubres los oídos con un poco de compasión, y aun así no me pienso disculpar. Termina con todo que no puedo seguir mirando, mis parpados son adoloridas muelas y la existencia es trivial, termina con una ultima promesa y escapa. No existe en mis cartas algo que te vincule y llévate el frasco de la miel; déjame en medio, rodeado de sal para que no apeste mi hogar.

 ¤‡±†V®yçºLªçk nØ¡zØ VêtªLª†±‡¤

.–•|-•ҎәϮɘ®·яȣ¢ҡ·Єƶɑµ·яåz¡ɘŁ•-|•–.

ɑŁ¶µ¡mịsʈɑ

Twitter: @darksoulxes

https://www.facebook.com/MaquinaDeLagrimas